Aníbal Sánchez: “Afuera evalúan estrategias de apoyo a la Oposición Venezolana”

2
Nota de prensa

A pocos días de terminar el año 2019 la salida de Maduro no se ha logrado y esto preocupa a varios líderes de Latinoamérica, pues les significa mayor inestabilidad, desvío de la atención y recursos “entrado el año electoral en los Estados Unidos el que no se logrará este objetivo por parte de los aliados de Trump seguramente estará en agendas de campañas”.

A pesar de la presión diplomática y política, en conjunto con sanciones económicas al Estado venezolano y gran parte de los funcionarios del Gobierno, “la receta parece no dar resultado en Venezuela”, lo que obligaría una revisión de la estrategia o política exterior por parte de los EEUU y comienzan las especulaciones o ensayos con mensajes difusos, sobre el apoyo al Pueblo Venezolano, el Respaldo a las Instituciones electas hasta revisar el plan, sin la oposición venezolana.

“Si para algunos la política domestica o interna, les parece sucia e incompresible; solo deben tratar de llevar el seguimiento y comprensión de la exterior, de otro país en respeto de su autonomía”.

Lo primero es que hay que identificar los interlocutores, no es lo mismo un representante legislativo de un sector, a la posición de un asesor de seguridad y la postura de la Secretaria del Departamento de Estado (DOS).

Le puede interesar:¡Aclaratoria! Aníbal Sánchez asegura que instalación de parlamento digital está amparado en reglamento interior

Cuando la crisis venezolana traspasó las fronteras se convirtió en un problema para la región, pero cuando se involucran intereses de varias naciones de distintos continentes, pasa a ser punto de discusión dentro de la Geo Política Global, por lo que está incluida en conversaciones laterales (EEUU-Rusia o China) o en multilaterales en encuentros de la Unión Europea o la ONU no nos debe sorprender; así como que el mismo (VP) Mike Pence se reúna con oficiales de la Casa Blanca para revisar otras alternativas de actuación en el caso Venezuela.

Las dudas sobre el socavamiento del liderazgo de Maduro entre las Fuerzas Armadas, o la penetración externa en sus componentes siempre ha estado presente; al igual que si la oposición formal venezolana se podría mantener amalgamada detrás del liderazgo de Guaido, aspecto este que se ha visto acrecentado por las innumerables denuncias al momento del manejo de recursos, por parte de sus diputados; o por el incumplimiento de su objetivo de lograr el cese del Gobierno de Maduro en el 2019.

En nuestra opinión, no se ha debido ser víctima de la propia estrategia de presión, le querían dar otro valor, al planteamiento de todas las cartas están sobre la mesa, sabiendo que la opción militar no estaba en ninguno de los tableros, se corrió la falsa ilusión que solo sirvió para que el sector radicalizado, en desapego de la realidad nacional y a sabiendas de sus pocas posibilidades electorales, usará esta bandera.

La declaración del secretario adjunto de Asuntos para el Hemisferio Occidental del DOS en apoyo a la institucional que hoy representa hoy Guaidó, es parte de este nuevo juego, más allá de la duda que pudiera existir sobre si él repite en el cargo, deja ver el seguimiento que se le hace al problema político interno.

En el país y en muchos lugares afuera ven con preocupación las denuncias surgidas sobre el manejo de la oposición venezolana, sin que esto signifique una revisión de las posturas de apoyo ante un Gobierno que representa muchos riesgos.

A nivel interno es natural las aspiraciones dentro del juego político, por eso surgen manifestaciones de desaprobación ante posibilidad que continúe Guaidó al frente de la Asamblea Nacional en el 2020, no es solo que se busque aumentar o quebrar los grupos o fracciones de diputados, existen los proyectos personales y disuasivos del mismo Gobierno.

Si, Guaidó logra mantener la aprobación de la bancada de su partido de origen Voluntad Popular con unos 14 diputados, más la de Un Nuevo Tiempo con un número similar, más las fracciones mayoritarias de Acción Democrática y Primero Justicia con cerca de los 22 curules cada una, no debería tener problema de repetir en la presidencia considerando que tendría la mitad más uno (82) de los integrantes de la Asamblea.

Con solo contar con una parte de los denominados minoritarios, los cuales están divididos entre los que piden respetar el acuerdo de alternancia, los que proponen una nueva directiva que enfrente de forma más frontal al Gobierno de Maduro (F16J) y los que se apegan a la decisión del bloque de partidos mayoritarios.

Después de esto quizás EEUU despeje algunas dudas sobre el apoyo incondicional que le viene dando a la oposición venezolana, sin dejar de explorar con aliados globales otro tipo de salidas a la crisis venezolana, mientras usa a los asesores para los mensajes de presión y a los políticos con la diplomacia global.

El año 2020 será de igual de intenso para la política nacional, y lamentablemente esto podría traer un acrecentamiento de la crisis económica y conflictividad social en el pais.