Ministros de la UE siguen de cerca crisis en Libia y Oriente Medio

3
Foto EFE

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) proseguirán mañana su seguimiento a las crisis en Oriente Medio, donde piden evitar incrementar más las tensiones, y Libia, con atención a los resultados de la conferencia internacional de Berlín, sin perder de vista la situación en Bolivia y Venezuela.

Tras una primera evaluación de la crisis entre Irán y Estados Unidos, con un efecto directo sobre Irán, y del conflicto libio en un Consejo extraordinario convocado el pasado 10 de enero por el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, éste dará cuenta de los contactos que ha mantenido con los socios internacionales para tratar de rebajar las tensiones.

En aquella cita, los Estados miembros concedieron un “mandato fuerte” a Borrell para llevar a cabo cuantos esfuerzos diplomáticos fueran necesarios para evitar mayores enfrentamientos.

Lea también: Conferencia sobre Libia acuerda alto al fuego y respeto al embargo de armas

En el caso de Oriente Medio, que los ministros esperan abordar durante su almuerzo de trabajo, se tocará tanto el conflicto israelo-palestino como la escalada de tensión en Irak tras el asesinato del general iraní Qasem Soleimaní en una acción estadounidense cerca de Bagdad, que Teherán respondió con ataques a bases con personal militar extranjero en ese país.

En ese contexto se espera además que la UE mantenga su respaldo al acuerdo nuclear iraní pese a los reiterados incumplimientos por parte de Teherán, lo que llevó esta semana a los tres países europeos firmantes del pacto -Reino Unido, Francia y Alemania- a convocar el mecanismo de resolución de diferencias que contempla.

“Lo invocan para salvar el pacto, no para matarlo. Otra cosa es que esté herido de muerte. Pero es para dar más espacio a la diplomacia, obligar a una serie de reuniones a diferentes niveles. Persuadir a Irán de que no les interesa acabar con el acuerdo”, consideraron fuentes diplomáticas, que alertaron de que “terminar con el acuerdo es tener un Irán nuclear”.

Otras fuentes comunitarias corroboraron que “no hay mejor manera” de lograr el objetivo de evitar que Irán se haga con armas atómicas que a través de este acuerdo, y alertaron de que impulsar otro nuevo, como ha insinuado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, requeriría demasiado tiempo y sería excesivamente complejo.

Por lo que respecta a Libia, los ministros estarán a la espera de los logros de la conferencia convocada por el Gobierno alemán con socios internacionales este domingo.

La UE se ha propuesto estudiar maneras con las que contribuir a un posible alto el fuego en el país africano -si cuenta con el mandato de las Naciones Unidas, según precisaron unas fuentes diplomáticas- y respaldar mejor el embargo de armas ya decretado por la ONU.

Otro de los principales asuntos en la agenda será la situación en el Sahel, región sobre la que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quiere convocar una reunión con líderes de esos países en paralelo a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE de marzo.

Los ministros abordarán la posibilidad de modernizar su estrategia para el Sahel -que data de 2011- para ver qué más se puede hacer para contrarrestar su emergencia humanitaria y de seguridad, así como de que la misión comunitaria de formación de las fuerzas malienses (EUTM) pueda dar “un apoyo más reforzado”.

Por lo que respecta a Bolivia y Venezuela, serán cuestiones que se abordarán en la sección dedicada a asuntos de actualidad.

Tras la salida del expresidente Evo Morales de Bolivia, los ministros de la UE hablarán del respaldo que pueden dar para ayudar a “estabilizar la situación” y acompañar el proceso de elecciones previstas para el próximo 3 de mayo, indicaron fuentes comunitarias.

En lo tocante a Venezuela, la UE es consciente del “bloqueo” de la situación y las dificultades para que su enviado especial, Enrique Iglesias, pueda viajar a Caracas para proseguir sus contactos con todas las partes.

Borrell señaló el 9 de enero que la UE no considera legítima la elección del diputado Luis Parra como presidente de la Asamblea Nacional venezolana y amenazó con “medidas específicas contra las personas involucradas”.

Según diferentes fuentes europeas, los ministros harán un balance de la situación y, aunque recordaron que la UE ya cuenta con el mecanismo jurídico para imponer sanciones selectivas, por el momento no cuentan con nuevos nombres sobre la mesa. EFE