Aníbal Sánchez: “Cómo lograr un CNE sin poner en riesgo la legitimidad de origen de la AN”

10
Foto: Cortesía

La necesidad de realizar una consulta popular se impone entre los venezolanos y es acompañada por varias naciones, explicó el analista político y consultor electoral Aníbal Sánchez Ismayel.

La vía electoral puede que no sea suficiente para salir de la crisis socioeconómica en que está sumergido el país, pero garantizaría la gobernabilidad necesaria para ejercer los mecanismos políticos imprescindibles. “La mayoría de los mecanismos, regulaciones y acuerdos pasan por el escenario de la Asamblea Nacional, está es -como hasta ahora- la única institución con reconocimiento por su legitimidad de origen, y eso debemos de proteger”, agregó.

Sean cual sean los comicios, se busca de que los mismos sean llevados por una institución, Consejo Nacional Electoral (CNE), que trasmita confianza, bajo un proceso competitivo y transparente, de manera que los resultados obtengan el reconocimiento necesario. Esto lo sabe el Gobierno de Maduro por lo que, no podemos caer en peines ‘de conflictividad y presión’ de anuncios sobre un posible ente electoral nombrado desde un Parlamento irregular.

En la actualidad, existe una Comisión Preliminar Legislativa conformada por 11 diputados que todos reconocieron, para completar el Comité de Postulaciones Electorales se deben seleccionar 10 representantes de la sociedad civil, producto de elección con los 2/3 de asistentes a una sesión (Artículo 22 LOPE), que dependiendo quien dirija tendrá reconocimiento.

Para el logro de acuerdos políticos, existe una regla: “realizar el máximo esfuerzo en los mínimos consensos”, todos coincidimos en necesidad de un nuevo CNE, potable, con credibilidad y reconocimiento. Del actual se cuestiona la forma en que condujo los procesos electorales posteriores al 2015, lo que llevó al desconocimiento de convocatorias y resultados.

Para Sánchez, quien ha manifestado su intención de sumarse a la promoción de la vía electoral, “un árbitro imparcial, profesional que recupere la institucionalidad del Poder Electoral, le puede dar significado al voto como herramienta de elección; y, al recuperar confianza, se coartan otros escenarios e incluso los partidos adquieren valor en la organización social”. Esto sería el preámbulo de tener un sistema electoral más competitivo, pues se le debe sumar garantías y condiciones.