¡Que no les quede duda! Zárraga Reyes explica la Estrategia en la Diplomacia Presidencial

206
Cortesía

El arte u oficio diplomático, requiere peculiares estilos y características exclusivas de su función, a su vez, comprende múltiples actividades las cuales reflejan lo complejo de su ejercicio.

Phillipe Cahier, en su obra “Derecho Diplomático Contemporáneo”, define la diplomacia como “la manera de conducir los asuntos exteriores de un Sujeto de Derecho Internacional, utilizando medios pacíficos y principalmente la negociación”.

Raoul Genet, en su estudio conocido como “Traité de diplomatie et droit diplomatique”, acentúa el Derecho Diplomático como “la rama del Derecho público que se ocupa especialmente de la práctica y de la reglamentación de las relaciones exteriores de los Estados, así como de las modalidades de representación en el extranjero, tanto de la administración de los asuntos exteriores como la manera de llevar las negociaciones”.

Ernest Mason Satow, en su texto académico “A Guide To Diplomatic Practice”, considera la diplomacia como “the conduct of bussiness between States by peaceful means” (la conducción de los negocios entre Estados por medios pacíficos).

Charles de Martens, la considera como “la ciencia de las relaciones y de los intereses respectivos de los Estados y de las negociaciones”.

Pradier-Fodéré, en su libro titulado “Cours de Droit Diplomatique”, considera que “la diplomacia, efectivamente despierta la idea de gestión de los asuntos internacionales, de conducción de las relaciones exteriores, de administración de los intereses nacionales de los pueblos y de sus gobiernos en sus contactos materiales sean pacíficos u hostiles”,

Por su parte, Carlos Holmes Trujillo, excanciller de Colombia, y actual ministro de la Defensa, al referirse a la praxis diplomática vinculada a la “Diplomacia Presidencial”, y relacionarla con los numerosos viajes oficiales efectuados al exterior por el presidente, Iván Duque, argumentó que la “Diplomacia Presidencial es esencial, es una de las más importantes manifestaciones de la política exterior de los países en la actualidad”, considerándola a su vez, “como fundamental en el mundo contemporáneo y como parte de la práctica de la acción internacional de diversos estados en el mundo entero”.

En asociación con las afirmaciones anteriores, todas ellas, se vinculan directamente con las acepciones diplomáticas puestas en prácticas, en la Gira Diplomática Internacional, realizada por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Juan Guaidó, la cual comenzó el 19 de enero con la participación en la Cumbre antiterrorista en Bogotá y culminó con el regreso a Venezuela, el 11 de Febrero de 2020, después de haber celebrado reuniones de alto nivel con altas personalidades de gobiernos y autoridades de organismos internacionales en: Colombia, Davos, Europa, Canadá y en los Estados Unidos.

En conformidad con las afirmaciones señaladas, es válido considerar el periplo presidencial emprendido como hecho histórico notable, exponente de exitosos resultados diplomáticos, cuyos alcances a corto y mediano plazo contribuirán a delinear la ruta a seguir en el proceso democrático acometido con la finalidad de identificar posibles acciones que permitan solucionar la grave crisis política y económica que atraviesa el país y por consiguiente, fortalecer los valiosos apoyos ofrecidos por la Comunidad Internacional.

En extensión, el recorrido presidencial desarrollado, permitió -al mandatario interino- estrechar los contactos con millones de connacionales que integran la diáspora venezolana en el exterior; y de esa, forma llevarles un mensaje de optimismo y esperanza en cuanto a la lucha democrática emprendida.

Desde una óptica holística, la Gira Diplomática Internacional efectuada por el presidente de la Asamblea Nacional y presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guiadó, y su admirada actuación política, cumplió con los objetivos estratégicos planteados, cuyos elocuentes resultados evidencian las cualidades diplomáticas que posee el presidente encargado.

Es importante resaltar, que la Gira Diplomática Internacional realizada estuvo fundamentada en preceptos jurídicos contemplados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), cuyo texto, otorga legítima potestad al presidente del Parlamento venezolano y mandatario nacional ad interim, para realizar misiones al exterior con carácter oficial relacionadas con materias de su competencia y de interés nacional.

En concordancia, corresponde destacar que la Gira Diplomática Internacional, llevada a efecto, respondió a la ejecución de una inteligente “estrategia silenciosa” previamente diseñada, la cual por razones, igualmente, “estratégicas”, no fue ventilada con anterioridad a fin de poder lograr a cabalidad los cometidos propuestos.

En de lato sensu: “una estrategia comprende la elaboración de un plan concebido para dirigir determinados asuntos. Una estrategia se compone de una serie de acciones planificadas que ayudan a tomar decisiones y a conseguir supremos resultados en forma eficiente y eficaz. Una estrategia se ejecuta, no necesariamente se divulga”.

En sentido intrínseco, la “estrategia” como hecho de proyección está orientada a alcanzar un determinado o plurales objetivos siguiendo un estructurado proceder en su desarrollo. “Una estrategia comprende una serie de tácticas que son medidas más concretas que se adoptan para conseguir uno o varios objetivos”.

La estrategia, en su aplicación, comprende acciones diversas que ameritan ejecutarse en forma ordenada para alcanzar los objetivos de rigor; existen estrategias de naturaleza obvias, otras que son netamente técnicas, otras herméticas y reservadas que no se ventilan a la luz pública sino en el preciso momento que comienza a ejecutarse.

En ese sentido, se entiende que “las estrategias”, aunque deben ser planificadas, analizadas y evaluadas, requieren gran discreción en su elaboración, exigen total reserva y hasta absoluto silencio ante el entorno político, militar y técnico que convergen alrededor de su ideólogo o institución de la cual se trata su elaboración. 

En situaciones excepcionales, “la estrategia”, puede incluso responder a un diseño mental, y en coyunturales situaciones pudieran ser doxas y/o reactivas.

En concordancia con la teoría, el autor del presente análisis descriptivo considera válido señalar que no comparte uno de los puntos de la investigación realizada por el historiador Yuval Noah Harari, en cuanto a que “la estrategia debe ser escrita”, motivado a que existen extraordinarios casos que justifican alta reserva en su manifestación, más no en su concepción.

El mencionado investigador, en su obra “Sapiens: De animales a dioses”, expone -con académica lucidez- el poder del Homo Sapiens con otras especies, se diferencia que somos la única especie capaz de cooperar de modo masivo y a la vez flexible, enfatizando que toda estrategia debe ser escrita.

En apreciación propia, se estima que existen momentos que ameritan proceder en forma contraria, en razón que, al dejar asentado su contenido y plan de acción a procurar, pudiera comprometer el éxito de la misión, objetivos a perseguir y por lo tanto, ser altamente vulnerables las acciones a acometer.

En relación con la “divulgación de la estrategia”, en forma expresa, lejos de contradicción, es apropiado acotar que en los casos de contiendas electorales realizadas en “sistemas democráticos”, sería correcto presentar “la estrategia concebida” en forma escrita. Sin embargo, es válido subrayar que al tratarse de “regímenes totalitarios” resulta inconveniente anunciar la estrategia a utilizar con sentido de anticipación, motivado a que inmediatamente acostumbran a generar situaciones adversas que interfieren la posible ejecución, e impiden el libre ejercicio de los derechos civiles y políticos, atentando indiscutiblemente, en contra la paz y seguridad integral.

En consecuencia, la intuición y percepción de un estratega desempeña un rol fundamental para el éxito de la estrategia a adoptar por lo que requiere un talento especial.

En ese sentido, un estratega además de ser un actor político, es aquella persona dotada de autoridad moral, facultada para implementar estrategias en función de un plan de acción o acciones específicas, sus características incluyen entre otros elementos, la toma de decisiones estratégicas y maximización de los resultados emanados de las misiones realizadas, así como el idóneo manejo de situaciones confrontadas, esperadas, sobrevenidas, regulares o inéditas.

El estratega es aquel que es capaz de usar su poder para lograr los objetivos propuestos a alcanzar, sin inhibirse por factores antagónicos. Un estratega debe ser talentoso, reunir entre muchos otros aspectos los siguientes: habilidad para establecer estrategias, llenar espacios cuando otros se encuentran vacíos, tener la capacidad para medir el pulso del interés individual y/o colectivo acerca determinados temas, permitir el asesoramiento de expertos, realizar o apoyarse en investigaciones estratégicas, tener visión de futuro, concebir planes e inducir a sus dirigentes y entornos políticos, utilizar el mismo lenguaje acerca determinado tema a desarrollar y/o dirimir con el propósito de comunicar idéntico mensaje. En la actualidad se agrega a la conceptualización, el invertir en las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs), en especial en conexiones electrónicas a través de Internet, redes sociales y dispositivos telemáticos, entre otras aplicaciones de importancia.

En concordancia con la teoría en materia de “Diplomacia y Estrategia”, el presidente de la Asamblea Nacional y presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, emprendió una sorpresiva y estratégica gira internacional en el marco de la denominada “Diplomacia Presidencial o de Estado”, con la finalidad de desarrollar acciones determinadas y obtener resultados concretos en las gestiones diplomáticas adelantadas ante importantes actores internacionales, representados por gobiernos democráticos, organismos internacionales y relevantes personalidades, contándose entre otros: Bélgica, Canadá, Colombia, Estados Unidos de Norteamérica, Francia, Países Bajos, Reino Unido, República Federal de Alemania, Congreso Norteamericano, Foro Económico Mundial, Parlamento Europeo, Organización de Estados Americanos (OEA), Banco Interamericano de Desarrollo y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Es propicio asentar, que los exitosos resultados desarrollados en el presente análisis descriptivo acerca el histórico periplo diplomático acometido, se reseñan con máxima objetividad, sin ánimo de exageración, más sí con el convencido propósito de justo reconocimiento por la encomiable labor, grandes esfuerzos y decidida lucha emprendida a nivel internacional por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, quien -sobre la base de principios y valores democráticos- proyectó ante el mundo la imperiosa necesidad de lograr en el país que dignamente representa, estabilidad política con el cese del Poder usurpado, libertad plena, respeto al Estado de Derecho, a los Derechos Humanos, elecciones libres, justas y transparentes; todo ello, asociado al beneficio común de la población a través de la restauración del sistema democrático en Venezuela, donde la pluralidad de pensamientos y entendimientos ocupen sitial de honor, aumente la prosperidad, seguridad individual y colectiva, y en especial que no exista lugar para amenazas, amedrentamientos, persecución, torturas, asesinatos, exclusión, discriminación ideológica, cultural, religiosa, de raza o sexo.

En este contexto socio-político, se inscribe el reconocimiento por casi sesenta países al presidente legítimo de la Asamblea Nacional como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, la exigente labor desplegada durante su actual interinato, la estrategia impulsada y los exitosos resultados obtenidos en la paradigmática gira internacional realizada a Colombia, países de Europa, Canadá y a los Estados Unidos.

Con rigurosidad académica, los logros obtenidos y su inmensa proyección internacional, lo conceptúa como un habilidoso estratega político, exponente de majestuosa entereza, diáfana visión política; colocándolo a la vez, como excepcional receptor de privilegiadas atenciones y valiosos apoyos los cuales constituyen hechos históricos que superan en forma perceptible la gestión política de antecesores gobernantes y aceptación unánime, sobretodo por los miembros, demócratas y republicanos del Congreso de los Estados Unidos.

Durante la Gira Diplomática Internacional, efectuada por el presidente ad interim, Ing. Juan Guaidó, sostuvo importantes reuniones de trabajo y encuentros con prestigioso gobernantes, líderes políticos y altos funcionarios internacionales, quienes coincidieron en afirmar la importancia que representa consolidar la cooperación y apoyos en la lucha emprendida para la restauración de la democracia, libertad y respeto al estado de Derecho en Venezuela.

En el trascurrido escenario internacional, los honores otorgados, la plataforma política internacional concedida y éxitos obtenidos en la Gira Diplomática Presidencial, indiscutiblemente, han impactado a adversos gobernantes, al Gobierno revolucionario bolivariano, controversiales políticos, cuestionadores de oficios y críticos espontáneos, quienes han subestimado la capacidad y visión política del presidente encargado.

En atención de los resultados, corresponde a afirmar, que de ahora en adelante, el presidente de la Asamblea Nacional y presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, comienza a emerger como un joven político estratega, con actitud equilibrada y capacidad para concebir movimientos estratégicos de avanzada en momentos oportunos.

En materia de Política Exterior, la Gira Presidencial Diplomática Internacional in commento, estuvo simultáneamente proyectada a fortalecer las relaciones diplomáticas con países democráticos, organismos internacionales y otros actores políticos y económicos preeminentes; fomentar la cooperación en la lucha democrática emprendida; y crear consciencia acerca las difíciles situaciones de subsistencia que confronta la diáspora venezolana en el extranjero. 

Por tanto, exhortó a los países en donde se encuentran concentrado el mayor número de emigrantes nacionales a aumentar la asistencia mediante la disposición de recursos para atenuar los graves efectos que genera la grave contingencia inducida por la crisis venezolana; en lo inmediata, renovar los esfuerzos para alcanzar los objetivos democráticos planteados como lo son: restitución del orden democrático infringido, respeto al estado de Derecho, recuperación plena de la libertad y adopción de medidas efectivas que hagan posible el ingreso de ayuda humanitaria al país.

En esa línea, manifestó la necesidad de superar los obstáculos gubernamentales que impiden alcanzar una solución pacífica y duradera a la crisis venezolana. En extensión, el

mandatario ad interim, Ing. Juan Guaidó, impulsó enérgicas y estratégicas acciones a nivel internacional, con la finalidad de afianzar apoyos y renovar compromisos con el propósito de neutralizar los efectos del abuso de poder, uso de la fuerza, conminado de instituciones e intervención política, militar y de inteligencia por parte de Cuba, China, Rusia, Irán y grupos subversivos externos, que atentan con la instauración en Venezuela de un verdadero sistema democrático.

Para la concreción de esos magnos objetivos, es indispensable lograr el cese de la usurpación presidencial, realización de pronta transición democrática y establecimiento de inexorables compromisos que puedan garantizar la celebración de elecciones libres, transparentes y supervisadas a través de imparcial observación internacional.

En asociación con la estrategia adelantada, el presidente interino señaló: que si bien el 2019 puede ser interpretado como un año de “construcción y aprendizaje”; el 2020, debe ser considerado como un año de “acciones, objetivos y aumento de la presión”.

En virtud del conflictivo panorama, la dirigencia legítima de la oposición venezolana, partidos políticos, sociedad civil organizada y federaciones de estudiantes, apoyaron la Gira Diplomática Internacional, liderada por el presidente ad interim, Ing. Juan Guaidó, quien -en ejercicio de sus atribuciones constitucionales- se reunió con activos miembros de la Comunidad Internacional con la finalidad de explorar fórmulas, evaluar opciones, determinar estrategias y reafirmar objetivos dirigidos a encontrar apropiadas soluciones que permitan reducir el anacronismo político-económico-social que confronta actualmente el país.

A continuación, se desarrolla el periplo diplomático presidencial ejecutado:

El presidente de la Asamblea Nacional y presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, en atención a los objetivos planteados, asistió a la “III Conferencia Hemisférica de la Lucha contra el Terrorismo”, en donde denunció la presencia de grupos terroristas de Colombia, Medio Oriente e Irán. En esa oportunidad, además de reunirse con el presidente de la República de Colombia Iván Duque, sostuvo un encuentro con Mike Pompeo, secretario de Estado de Los Estados Unidos de América.

Continuó su trayecto dirigiéndose al cantón alpino en Davos, Suiza, lugar en donde se celebró la 50ª reunión del Foro Económico Mundial (WEF) 2020, acto en el cual el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, expuso la real situación confrontada y necesidades presentes en Venezuela, entre ellas, las relacionadas con la ayuda humanitaria, apoyo económico y el político. Con firme elegancia manifestó: “ustedes se reúnen aquí cada año precisamente para pensar en el futuro y en las acciones que debemos tomar para mejorar el mundo y ayudar a la dignidad humana, por eso estoy aquí hoy, para que ninguno de ustedes deje fuera a Venezuela. Estamos construyendo un futuro juntos. Hoy estoy aquí por los que no tienen voz”.

Y advirtió: “no vamos a descansar hasta lograr nuestra segunda independencia”, agregando que “es urgente la colaboración de otras naciones, los venezolanos nos enfrentamos a un conglomerado internacional, criminal, solos no podemos, necesitamos de su ayuda”; la oposición mantuvo “la unidad en Venezuela a pesar del terror de la dictadura”, recordó también que “la Asamblea Nacional es el único órgano elegido por el voto popular; la corrupción, la persecución y la muerte es el modelo político que hoy tiene Venezuela”, por esa razón, pidió que “el mundo siga apoyando la necesidad de un cambio. En democracia, a pesar de sus defectos, no se perseguía como hoy en Venezuela. Mientras estoy aquí, diputados están siendo encarcelados”.

Exhortó a detener el comercio ilegal de oro. A su juicio, esa modalidad representa la destrucción de las comunidades indígenas, instó a bloquear la financiación del que llama el “parásito de la dictadura”.

Igualmente, remarcó: “hoy tenemos herramientas de la Comunidad Internacional, la presión desde diferentes espacios. Todos unidos para lograr una elección libre de verdad, transparente”.

Finalizó su disertación aludiendo: “¡Solos no podemos!”.

Durante el evento, el presidente ad interim de la República Bolivariana de Venezuela, Ing. Juan Guaidó, sostuvo reuniones con presidentes, jefes de gobiernos de distintas naciones y prominentes representantes de la elite política y financiera mundial quienes continúan mostrándole su apoyo en la lucha por la democracia y la libertad.

A la vez, mantuvo conversaciones con los primeros ministros de Austria, Sebastian Kurz; de Grecia, Kyriakos Mitsotakis; de Holanda, Mark Rutte; la canciller Angela Merkel; el secretario de Comercio, Wilbur Ross; y el exsecretario de Estado, John Kerry, de los Estados Unidos; e Ivanka Trump, hija del presidente Donald Trump, empresaria y política estadounidense.

Prosiguió la Gira Diplomática Presidencial Internacional a otros países de Europa, donde en primera instancia llegó a Londres, ciudad en la cual asistió a la primera reunión política con Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido; Dominic Raab, canciller británico; y Tony Blair, ex primer ministro del Partido Laborista del Reino Unido. A su vez, se reunió con emigrantes pertenecientes a la diáspora venezolana, a quienes explicó los objetivos de la gira y le transmitió un mensaje de fe, esperanza, optimismo y confianza en las gestiones y grandes esfuerzos efectuados a nivel internacional, los cuales junto con la ardua labor de los diputados de la Asamblea Nacional y equipo de trabajo, contribuirán a la restitución del orden democrático en Venezuela.

En Bruselas-Bélgica, el presidente interino, Ing. Juan Guaidó, se reunió con el alto representante para Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Jossep Borrel, a quien entre otros aspectos de interés, le señaló: “estamos aquí para consolidar herramientas que nos permitan ponerle fin a la emergencia en Venezuela y reivindicar la lucha de los venezolanos por recuperar la dignidad y tener una elección realmente libre”.

Se destaca, que previamente en el Foro Económico Mundial de Davos, el presidente interino de Venezuela, sostuvo una reunión con la presidente de la Unión Europea, Ursula Von der Leyen.

Por su parte, Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo y Margaritis Schinas de la Comisión de la Europea, saludaron la visita del mandatario interino de Venezuela a dicho organismo. En el Euro Parlamento, concedió entrevista a su expresidente Antonio Tajani. Es importante resaltar que el Parlamento Europeo aprobó, por 439 votos a favor, una resolución apoyando la restitución de la democracia en Venezuela.

Como prolongación de la Gira Diplomática Internacional, el presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino de Venezuela, Ing. Juan Guaidó, sostuvo un encuentro con el presidente de Francia, Emmanuel Macron y con el canciller de Francia, Jean-Yves Le Drian, con la finalidad de fortalecer los apoyos recibidos y seguir sumando esfuerzos para el logro de un cambio político en Venezuela. Por su parte, la diplomacia francesa, reiteró su apoyo mandatario encargado, a fin que pueda implementarse un proceso electoral abierto y democrático. En semejanza a lo realizado en los precedentes países, realizó un encuentro con la diáspora venezolana en el país Galo.

En el Reino de España, la impronta actitud del presidente del Gobierno, Sr. Pedro Sánchez, de evitar reunirse y otorgar el trato como jefe de Estado, como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, y en su defecto, identificarlo como “líder de la oposición”, no opacó la cadena de éxitos suscitados en la Gira Diplomática Presidencial realizada a Colombia y países europeos, y generó cuestionamiento dentro los países miembros de la Unión Europea por la actitud adoptada por el mandatario Español. Sin embargo, para minimizar los efectos políticos de la inducida decisión, la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, en la “Casa de América”, recibió en nombre del Gobierno Español al mandatario nacional interino con la finalidad de ratificar el reconocimiento de su país, como presidente encargado de Venezuela.

Al mismo tiempo, reafirmó el “respaldo del Gobierno español” y el “deseo” del Ejecutivo de Madrid de contribuir a que se convoquen en Venezuela elecciones presidenciales “con garantías democráticas”, complementó que el Gobierno español “trabaja con sus socios de la Unión Europea y del Grupo Internacional de Contacto para fomentar la construcción de consensos con otros actores y grupos implicados en la crisis”.

Como continuación de la agenda establecida, el presidente interino de Venezuela, Ing. Juan Guaidó, fue recibido por las máximas autoridades municipales y regionales de Madrid con honores como jefe de Estado, concediéndole la alta distinción al entregársele la ‘Llave de Oro’ de la ciudad de Madrid, de manos del alcalde José Luis Martínez-Almeida y de la vicealcaldesa, Begoña Villacís; y la ‘Medalla Internacional’, símbolo de la comunidad de Madrid, otorgada por la presidenta Isabel Díaz Ayuso y el vicepresidente de la región capital, Ignacio Aguado.

Como aspecto de importancia, destaca la asistencia en el respetable evento de las prominentes autoridades de los más emblemáticos partidos políticos españoles de derecha. Constituyó motivo de gran orgullo y notable éxito para el presidente interino Ing. Juan Guaidó, dirigirse a la masiva concentración de la diáspora venezolana, reunida en la Plaza de la Puerta del Sol en Madrid, cuya asistencia superó las cinco mil personas, evento en el cual ratificó ante los connacionales asistentes, los objetivos y acciones concretas impulsadas en la Gira Diplomática Presidencial Internacional que lo ocupaba, la cual estuvo orientada a lograr el rescate de la democracia venezolana y retorno de todos los venezolanos a la tierra que los vio nacer.

El presidente encargado, concluyó su disertación instando a sus compatriotas dentro y fuera de Venezuela a “empujar todos en la misma dirección” para convertirse en “una fuerza incontenible” que derroque a Maduro.

Completada la Misión oficial a Europa, continuó la Gira Diplomática Presidencial Internacional a Canadá y a los Estados Unidos de América (EUA), países en los cuales sostuvo trascendentales reuniones con autoridades gubernamentales, parlamentarias, políticas, empresariales, así como encuentros con connacionales integrantes de la diáspora venezolana.

En Ottawa, capital de Canadá, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, a su llegada fue recibido por la ministra de Prosperidad de la Clase Media y ministra Asociada de Finanzas, Mona Fortier, en señal de reconocimiento a su alta investidura y como antesala protocolar a la reunión con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. En el encuentro sostenido, el mandatario canadiense, ratificó la “importancia de la democracia y la necesidad del respeto de la constitución venezolana” el “objetivo de su país es contribuir a la restauración de la democracia y respeto a los Derechos Humanos en Venezuela a través de la celebración de elecciones anticipadas, justas y libres con observadores internacionales”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, François Phillipe Champagne, se reunió con el presidente interino con la finalidad de ratificar apoyo y fijar posiciones acerca la causa democrática que identifica a ambos Mandatarios, adicionalmente anunció que mantiene permanente comunicación con el Canciller Peruano, Gustavo Meza, rector del “Grupo de Contacto”, ante quien manifestó que además de la adopción de medidas suplementarias a la crisis venezolana, su Gobierno mantendrá en las próximas semanas reuniones con varios países, principalmente aquellos pertenecientes al “Grupo de contacto”, con la particular variante de involucrar a Cuba en la búsqueda de soluciones.

El mandatario interino, Ing. Juan Guaidó, en relación con la intermediación canadienses asentó: “creemos que las gestiones que ha tenido Canadá con los distintos países, incluido Cuba, son muy positivas para ponernos del lado de la solución, para aproximar una transición rápida en Venezuela, entendiendo la participación que han tenido en los últimos años, pero sobre todo, por el determinado compromiso de avanzar”.

En vista de lo polémico de las declaraciones emitidas sobre la inclusión del actor político cubano por parte de Canadá, en los esquemas exploratorio para la solución de la crisis venezolana, el presidente interino, Ing. Juan Guaidó, neutralizó con posterior réplica a los comentarios que cuestionaron la posibilidad que Cuba sirviera de mediador para lograr una solución a la crisis venezolana. En esa línea, destacó: “el único rol posible que puede asumir Cuba en Venezuela es que sus funcionarios abandonen nuestro país”, y añadió: “en Venezuela no hay un país dividido, no hay un país polarizado; hay una lucha entre una dictadura y una democracia”.

La pretendida invitación de Canadá a Cuba para participar en un dialogo, mediación o negociación bien sea a nivel bilateral o por medio de intermediación en el denominado “Grupo de contacto”, no es aceptado hasta la presente fecha por el liderazgo de los  factores de la oposición venezolana; en el supuesto negado, de desarrollarse la procurada opción, la misma no debería estar circunscrita a asuntos políticos exclusivamente, en su defecto, tendría que extenderse a aspectos económicos de alto interés para el país, donde además de tratarse lo relacionado con la exportación de petróleo, se incluyan importantes recursos como el oro y/o demás minerales de valor comercial y estratégico enviados en forma ilegal a esa isla antillana por el entredicho Gobierno actual, sin haber cumplido con los procedimientos de rigor exigidos en esos casos para su legal transporte y disposición.

Correspondería a su vez, incluirse en las conversaciones lo relacionado con la cantidad de divisas de libre convertibilidad pertenecientes al Tesoro Venezolano, depositadas en forma subterfugia en ese país.

Indudablemente, el tema militar, necesariamente debería formar parte de una agenda de conversaciones, donde formen parte lo relativo al espionaje, intervenciones en órganos de seguridad nacional y el ejercicio de atroces tratos y formulas violatorias de los Derechos Humanos aplicadas a ciudadanos de la oposición y personal militar disidentes durante su confinamientos y privación de la libertad.

El anuncio difundido por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, acerca las gestiones que su país adelanta con Cuba para contribuir al retorno de la democracia a Venezuela, generó una inmediata reacción y fuerte declaración del secretario de Estado adjunto interino de los Estados Unidos para el hemisferio occidental, Mike Kozak, quien al respecto expresó: “Cuba no es la solución a los problemas del pueblo venezolano, es el problema. Si Cuba quisiera solucionar el asunto debería retirar a sus torturadores y a las fuerzas de contrainteligencia que operan en el país”.

El presidente interino, Ing. Juan Guaidó, ante la enérgica reacción norteamericana declaró: “la dictadura de Cuba es responsable directo de la crisis y la sistemática violación de Derechos Humanos a la que está sometido el pueblo venezolano”.

En virtud que la fórmula canadiense de inclusión de Cuba como parte del esquema de solución, representó un planteamiento formal, es apropiado calificar este tema como complejo, delicado, hasta inaceptable. Es un tema que requiere ser atendido y evaluado con el más profundo análisis, en forma altamente cuidadosa, ponderando las múltiples consecuencias que su aceptación o rechazo que pudiera tener a nivel regional y extra continental; por lo tanto, la posición y decisión de “alta política” que al respecto el interinato asuma, sin duda generará efectos producentes, contra-producentes, de endoso u oposición por parte de países aliados y simpatizantes con la causa democrática y libertaria venezolana.

En amplitud, el tópico precedente, se encuentra estrechamente vinculado a la seguridad regional. En ese sentido, la crisis venezolana tiene efectos geopolíticos directos y colaterales, razón por la cual el presidente interino de la República Bolivariana de Venezuela, Ing. Juan Guaidó, proporcionó al Gobierno canadiense “información privilegiada” sobre los nexos del presidente usurpador con el terrorismo internacional, en especial con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), guerrilla colombiana y células del Hezbollah, organizaciones subversivas las cuales, de acuerdo a fuentes publicadas, son financiadas con recursos provenientes del ecocidio realizado en el Arco Minero, lugar donde se produce la extracción ilegal de oro y otros minerales de carácter estratégicos.

Es indudable que Cuba, representa un tema argüido y muy sensible para la población democrática venezolana y Comunidad Internacional, numerosos gobiernos y apreciable mayoría de sus ciudadanos están ampliamente conscientes que sus políticas, han ocasionado graves daño a Venezuela, ejecutadas mediante la intervención en los asuntos de política interna y exterior del país, siendo por consiguiente, altamente deplorable la penetración en las instituciones civiles y militares, así como la ignominia a la soberanía y honor nacional.

Concluida la visita presidencial a Canadá, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, prosiguió su Gira Presidencial a los Estados Unidos (EEUU), el cual fue el primer país en reconocer su incuestionable representación como líder legítimo y emblemático de la oposición venezolana, quien al asumir el cargo como presidente de la Asamblea Nacional (AN), fundamentado en la Constitución Nacional, formuló específicos objetivos estratégicos necesarios a alcanzar previo a la celebración de una nueva elección presidencial, cuyos preceptos se resumen en: 1) Cese a la usurpación; 2) Gobierno de transición; y 3) Elecciones libres.

Otro aspecto pertinente a destacar, lo constituyó el reconocimiento ipso facto por parte de los EEUU, de la investidura presidencial ad interim del Ing. Juan Guaidó, asumida el 23 de enero de 2019, en virtud de las facultades otorgadas en la Constitución Nacional al presidente de la AN, ejercidas como producto de la flagrante violación a la letra y espíritu del texto constitucional, como fue el caso de fraude comicial ocurrido en el año 2018, oportunidad en la cual fue convocada una ilegal e ilegítima elección Presidencial, en evidente arrogación de las funciones del legítimo Parlamento venezolano por parte de la

inconstitucional Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la cual en combinación con el Consejo Supremo Electoral (CNE), manipularon contienda electoral de ese entonces, permitiéndose a Nicolás Maduro, la asunción a la Presidencia de la República, al margen de la legitimidad y la ley.

A la luz de los controversiales acontecimientos, los Estados Unidos, conjuntamente con Canadá, países europeos y latinoamericanos, entendieron, reconocieron y respaldaron la aplicación de los preceptos constitucionales invocados por el presidente de la Asamblea Nacional, Ing. Juan Guaidó, quien sobre la base de las normas estatuidas en la Constitución Nacional, relacionadas con la “participación política”, tomó juramento como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, en un acto público, notorio y masivo, respaldado en las potestades constitucionales emanadas del magno instrumento jurídico que consagran las atribuciones del presidente del Parlamento venezolano para ejercer el mandato presidencial interino.

La asunción como presidente interino, representó una legítima respuesta y reacción constitucional frente al fraude electoral del 2018, el cual fue denunciado en el preciso momento de haberse consumado el hecho por la Asamblea Nacional, partidos políticos de oposición, la sociedad civil organizada, federaciones de estudiantes, gremios profesionales y otros actores políticos que hacen vida en el país, además de haber sido advertidas por importante número de países miembros de la Comunidad Internacional, las irregularidades que tuvieron implícitas en el cuestionado sufragio.

En virtud del complejo escenario político presentado en Venezuela, importantes dignatarios y destacadas personalidades de Canadá, Colombia, Estados Unidos, Europa y organismos internacionales, se valieron de la oportunidad que brindó la Gira Diplomática para reconocer la legalidad y validez jurídica de la juramentación del presidente de la Asamblea Nacional, legítima, Juan Guaidó, como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim.

La Gira Diplomática Presidencial a los Estados Unidos, comenzó en el Estado de Florida, a su llegada, el dignatario venezolano, fue recibido por el alcalde mayor de la ciudad de Miami-Dade, Francis Suarez, quien en un protocolar acto en el Convention Center entregó, al distinguido mandatario interino las, ‘Llaves de la ciudad’, manifestando en su intervención como primera autoridad local, que ese acto representaba: “enorme honor, reconocer al verdadero y legítimo presidente de Venezuela”. Asimismo, reafirmó que “respaldan su lucha por una Venezuela libre y democrática”.

En reciprocidad, el máximo líder de la oposición, aseveró que vale la pena luchar por una Venezuela libre y democrática, que el logro será “una conquista de millones que se mantienen firmes”. Como importante acción contemplada en el periplo presidencial desarrollado, el mandatario interino, se reunió con connacionales integrantes de la diáspora venezolana en Miami, oportunidad en la cual compartió un mensaje de aliento, optimismo y señaló que: “Venezuela no está sola, que el mundo reconoce en él no a una persona sino a una causa, que además es la misma para toda América Latina: la de la democracia y la libertad”.

En la concentración venezolana celebrada en esa ciudad, asistieron altas autoridades del gobierno municipal, parlamentaria y comitiva venezolana que acompañaron al presidente interino, Ing. Juan Guaidó, lo cual elevó la jerarquía del evento.

Paralelamente en esa ciudad, sostuvo reuniones con los senadores republicanos, Marco Rubio y Rick Scott, así como con el exalcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, aspirante a la candidatura demócrata en las próximas elecciones presidenciales en los Estados Unidos. Todos ellos ratificaron sus respaldos a la causa por la restauración de la democracia, libertad y respeto al estado de Derecho en Venezuela.

Compatible con las líneas de acciones abordadas, en justicia, es apropiado resaltar, el connotado valor de los prominentes encuentros en materia de defensa cumplidos en la presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y su homólogo, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, con la participación de altos funcionarios de la administración norteamericana, entre ellos: el secretario de Defensa, Mark Sper; el secretario de Estado, Mike Pompeo; el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney; el consejero de Seguridad Nacional, Robert O’Brien; el consejero de Economía, Larry Kudlow; el asesor de Seguridad Nacional del vicepresidente Mike Pence, Keith Kellogg; y el consejero de Seguridad, Mauricio ClaverCarone.

La agenda de trabajo adelantada por el presidente interino Ing. Juan Guaidó, se enriqueció con la celebración de reuniones políticas con el vicepresidente norteamericano, Mike Pence; la presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso, Nancy Pelosi; el subsecretario de Estado, Michael Kozak; el representante especial de los Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams; con el secretario general de la Organización Estados Americano (OEA), Luis Almagro; y con el director de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Mark Green.

En concordancia, y aun reconociendo los valiosos alcances de las reuniones celebradas con dignos representantes de la nación norteamericana, es innegable que el histórico, dominante, impactante y portentoso hecho político de mayor trascendencia, lo representó el alto honor concedido por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, al permitirle asistir como invitado “especial”, a la presentación de su tercer discurso oficial del Estado de la Unión ante el Congreso de los Estados Unidos, el cual además de tener como finalidad delinear las prioridades de la Casa Blanca para el próximo año, incluyó una meritoria y oportuna referencia a la grave situación confrontada en el país, en ese sentido, alabó la lucha de la oposición venezolana en pro de la democracia y libertad.

Seguidamente, dirigió la mirada al segundo piso del hemiciclo para referirse y presentar al Ing. Juan Guaidó ante los presentes como el “verdadero y legítimo presidente de Venezuela, al mismo tiempo, remarcó: “Maduro es un gobernante ilegítimo, un tirano que brutaliza a su pueblo. Pero el dominio de la tiranía de Maduro será quebrado y se romperá. Sr. presidente, por favor lleve este mensaje a su tierra natal. ¡Todos los estadounidenses están unidos con el pueblo venezolano en su justa lucha por la libertad! El socialismo destruye las naciones. Pero recuerde siempre, la libertad unifica el alma”.

La soflama pronunciada, fue motivo para que la presidenta de la Cámara de Representante del Congreso, Nancy Pelos;, el vicepresidente, Mike Pence; miembros del Gabinete; legisladores Demócratas y Republicanos; y personalidades presentes, rindieran una fuerte y larga ovación con aplausos de casi un minuto de duración.

Evidentemente, lo manifestado en ese acto y en declaraciones anteriores enunciadas por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no refleja intención de aplicar la teoría de la “paciencia estratégica” ejercida por la Administración de Barack Obama; por el contrario, pudiera revelar la “Némesis” del actual Gobierno republicano o ir más allá, a consecuencia de los efectos geopolíticos implícitos a raíz de la crisis venezolana, encontrarnos en una innovadora reedición del denominado: “Corolario Roosvelt”.

Por su parte, el senador Republicano, Marcos Rubio, con referencia al histórico acto celebrado, exclamó: “el presidente Trump reiteró una vez más el apoyo inquebrantable de Estados Unidos al pueblo de Venezuela, al presidente interino Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional electa democráticamente. La Administración del presidente Trump, ha enviado un mensaje claro que Estados Unidos continuará apoyando al pueblo venezolano mientras trabajan por una Venezuela libre y democrática”.

Lo acontecido en el Congreso de los Estados Unidos, el 4 de febrero de 2020, donde fue homenajeado el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, quien en ese acto estuvo acompañado por insignes venezolanos luchadores por los valores democráticos, humanos y de libertad, marcó un hito en la historia de la Diplomacia Presidencial venezolana, e incluso en los anales de visitas oficiales de presidentes latinoamericanos a los Estados Unidos, en razón que nunca antes, ningún jefe de Estado de la región, había sido espectacularmente ovacionado en ese hemiciclo en forma unánime y apoteósica por el pleno de los legisladores Demócratas y Republicanos asistentes, quienes en efusiva aclamación demostraron ante el mundo que además de apoyar firmemente a Venezuela en la lucha democrática que el líder de la oposición venezolana acrecienta, Norteamérica -cuando se trata de sus altos intereses nacionales y mundiales- no actúa atendiendo a elementos atribuidos a ideologías de partidos, lógica del momento o factores emotivos; por el contrario, “el proceder de Estado”, lo ejerce sobre principios y valores fundamentales e inalienables, como los representan: “la democracia, libertad y Seguridad Nacional (Defensa)”, de allí el endoso de los Estados Unidos al mandatario venezolano interino, por identificarse y defender esas insignes virtudes.

La solemnidad de los honores ofrendados como jefe de Estado, al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, y la concreción de reuniones de alto nivel ejecutivo, legislativo, públicas y privadas, ratifican el elocuente valor, importancia y seriedad de los compromisos asumidos por el respetable grupo de países democráticos aliados y por los dignos representantes de organismos internacionales concurridos. Sin duda, los exitosos resultados de la Gira Diplomática Presidencial, desplegada a nivel internacional, estuvieron acorde y en lineal sintonía con la agenda y estrategia diplomática pautada.

Innegablemente, la visita realizada por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, a los Estados Unidos, en el marco de la Gira Diplomática Presidencial, representó el broche de oro que selló la impactante y prefigurada, “estrategia diplomática presidencial”, orientada a fortalecer las alianzas existentes, obtener nuevos apoyos políticos y económicos, y consolidar los compromisos democráticos recíprocamente convenidos, los cuales fueron reafirmados durante la visita oficial.

En líneas generales, se observa que la actitud gallarda y arduos esfuerzos realizados por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, durante el periplo de reuniones internacionales ejecutadas, estuvieron dentro del marco de los tres preceptos proclamados en el momento de la asunción como presidente de la Asamblea Nacional (AN), los cuales definen la ruta pacífica a seguir, conforme a derecho, equidad y transparencia, y que conducirían a superar la crisis política que actualmente aqueja a Venezuela.

Es propicio resaltar, el vigente apego de la oposición democrática venezolana, a la aplicación de medios pacíficos adecuados, conducentes a superar el conflicto político confrontado. Al respecto, es importante rememorar, que -desde años- factores adversos al régimen, han participado responsablemente en diálogos, encuentros políticos y mediaciones internacionales realizados para los efectos de encontrar soluciones estables a la prolongada crisis que agobia al país. Sin embargo, a pesar de los constantes e ingentes esfuerzos, no ha sido posible alcanzar arreglos definitivos a causa de la persistencia gubernamental en imponer un modelo político incompatible con las libertades individuales y Derechos Humanos.

La ausencia o escasa voluntad política observada, así como la negativa disposición gubernamental de consensuar términos de soluciones democráticas, que incluyan admitir en franco concierto posiciones que favorezcan la pluralidad de concepciones en donde se respete el estado de Derecho y los compromisos asumidos, ha dilatado el apremiante entendimiento e impedido el requerido consenso, imprescindible para solucionar en forma definitiva los problemas nacionales, los cuales extensivamente están generando atención internacional y consecuencias geopolíticas a nivel hemisférico y extra continental.

En virtud del peligroso panorama político descrito, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ad interim, Ing. Juan Guaidó, ejerciendo atribuciones emanadas de su cargo constitucional e innegable liderazgo político, en representación de la disidencia política, partidos políticos, federaciones estudiantiles y de la sociedad civil organizada, se vio obligado explorar opciones de solución y, por consiguiente, a buscar respaldo internacional para fortalecer la lucha democrática emprendida en función de los altos interés del país y de sus ciudadanos.

Desafortunadamente, de no llegarse a una pronta solución, y continuarse con el empeño de inducir un modelo político que no cuenta con el endoso nacional, la situación política, económica y social, continuará agravándose, lo cual indeseablemente pudiera abrir pasos a fórmulas de soluciones no convencionales.

No es momento para que prevalezca el ardid ideológico, es tiempo para la probidad política; en caso contrario, se reafirmaría la validez, elegida dentro de una concepción exegética que reza: “es en tiempo de paz cuando se deteriora la situación y se refuerza el mecanismo que conduce a la guerra. A la inversa, el final de una guerra debe propiciar las condiciones de una paz duradera”.

En concordancia, es indispensable tener presente que para alcanzar la anhelada paz, llegar a acuerdos consensuadamente aceptados, se delibere en el marco de un ambiente democrático, transparente, de libertad y excepto de represión, persecución, tratos crueles, torturas y de total respeto a los Derechos Humanos.

Se reafirma qué circunstancias intransigentes, insensatas e incompresibles, que impidan el racional entendimiento, cooperación, voluntad política que nieguen la posibilidad de asumir francos compromisos, congela la aplicación de soluciones pacíficas. En tal sentido, amerita tener presente que la ausencia de procederes democráticos, aceleran los riesgos conducentes a activar acciones coercitivas que tienden en sus efectos activarse en medidas disuasivas, las cuales gradualmente, pudieran escalar a situaciones de fuerza.

Es pertinente observar que el Derecho Internacional regula situaciones conflictivas que puedan afectar la paz y las seguridad internacionales; en ese sentido, desempeña un rol fundamental la Carta de las Naciones Unidas, cuyo texto contempla la aplicación de medidas concebidas para el logro de los señalados fines, las cuales en teoría corresponde ejercerlas los países miembros del Consejo de Seguridad.

Sin embargo no es un secreto que los países que detentan el poder del veto, en específicas situaciones vinculadas a sus intereses nacionales, geopolíticos o globales, y una vez, agotada la posibilidad de aplicar las medidas estipuladas en el artículo 33, han activado el empleo en forma unilateral o en congruencia bilateral o multilateral, las establecidas en los artículos 41 y 42, de dicho instrumento jurídico internacional.

Al respecto, el artículo 41, prevé las medidas siguientes: “…interrupción total o parcial de las relaciones económicas, de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, radioeléctricas, y otros medios de comunicación; así como la ruptura de relaciones diplomáticas”.

En asociación, el artículo 42, estatuye que en caso que la aplicación de las medidas anteriores resultan ser inadecuadas, podrá ejercerse, por medios de fuerzas aéreas, marítimas y terrestres la acción que sea necesaria para restablecerse la paz y seguridad internacionales. Tal acción demostraciones, bloqueos, y otras operaciones (…). Como fue anteriormente mencionado, las normas explícitas en el Capítulo VII de la Carta de la ONU, titulado: “Acción en caso de amenazas a la paz, quebrantamientos de la paz o actos de agresión”, corresponde su aplicación a los Estados miembros del Consejo de Seguridad.

No obstante, la historia no puede ocultarse, razón por la cual es válido asentar que las actuaciones implícitas en los referidos artículos, han sido soslayadas por los propios países detentadores del poder de veto, sin la exigida conformidad del Órgano de la ONU responsable para su ejecución; argumentándose que tales acciones responden a sus intereses nacionales y/o regionales presentes en zonas conflictivas.

En tal sentido, es pertinente acotar que los países que apoyan la restauración del sistema democrático en el país consideran que, el conflicto político interno venezolano, ha adquirido dimensiones geopolíticas no solo en la región latinoamericana sino también en el ámbito internacional, lo cual directamente les afecta creándoles problemas domésticos, económicos, sociales y saturación de los servicios públicos ocasionados por la diáspora venezolana.

En ese contexto, no sería de extrañar que motivado a la crisis política imperante en el país, con efectos extrafronterizos, se presente la concertación para la adopción de medidas orientadas a soluciones colectivas. Es un hecho que la normativa internacional citada en el precedente párrafo no es exclusiva, motivado a que existen alternativas regional que prevé recurrir al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en casos de conflictos con proyecciones hemisféricas; igualmente, en determinados casos, pudiera hacer uso de la Convención de la Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, conocida como Convención de Palermo; así como, la Resolución 13.7.3 de la ONU que concibe un plan global contra el terrorismo.

Con responsabilidad, es válido afirmar, que de no lograrse un entente en el conflicto político confrontado en Venezuela, existe el alto riesgo que las advertencias señaladas vinculadas a la activación de otras opciones bajo la mesa pudieran hacerse efectivas, las posiciones manifestadas por importantes países que respaldan la lucha por el rescate a la democracia, la libertad y respeto a los Derechos Humanos, incluyen diferentes opciones; por lo cual sería un error interpretarlas como alusivas ficciones, son advertencias reales que ameritan ser tomadas en serio.

Apegarse a la racionalidad política, sin duda, conduciría a una sensata solución pacífica, alejarse de ese escenario, pudiera dirigir al país a enfrentarse a soluciones de fuerza, las cuales aunque no sea deseable, en atención a manifestaciones presidenciales representan opciones reales. Al respecto, amerita tener presente que teóricos del Lus Bellis como Carl von Clausewitz, están vigentes, en su obra militar postula que “La guerra es la continuación de la política por otros medio”.

Por su parte, Sun Tzu en su obra: “El Arte de la Guerra”, en el capítulo relacionado con la estrategia ofensiva, sostiene que es de gran importancia combatir la estrategia del enemigo.

Tu Mu, el Gran Duque, enuncia: “el que sobresale en los problemas antes que se presenten. El que sobresale en las victorias sobre sus enemigos, triunfa antes que las amenazas de estos se concreten”.

Jesús A. Zárraga R.