¿Barrer al chavismo o convivir con él? El dilema de las oposiciones en Venezuela

5

“Queremos una solución política, no queremos barrer al chavismo o proscribirlo”, subrayó el diputado José Guerra.

Mientras supuestos simpatizantes de Nicolás Maduro, agredían a manifestantes opositores en el estado Lara, el diputado opositor José Guerra, decía, en Madrid, que la oposición no se propone “exterminar” al chavismo sino convivir con él.

Este es uno de los dilemas que afrontan las oposiciones venezolanas: ¿qué hacer con el chavismo si deja de estar en la presidencia? No falta quien diga que, en su criterio, el movimiento político liderado por el expresidente, Hugo Chávez, debe desaparecer, por considerar que no le ha dejado nada bueno al país.

“Queremos una solución política, no queremos barrer al chavismo o proscribirlo”, dijo a Efe este sábado el diputado José Guerra, que participó en Madrid en la presentación del “Plan País”.

Guerra, apostó por unas prontas elecciones presidenciales, al considerar que Maduro es un “presidente ilegítimo” que está “usurpando la presidencia”, y luego una ley de amnistía y de perdón porque “Venezuela no puede seguir como está”.

El legislador opositor, responsable junto a Juan Andrés Mejía del denominado “Plan País”, insistió en que la solución política “no pasa por exterminar al chavismo sino que conviva y derrotarlos políticamente” en unas elecciones libres.

Esta no es la postura mayoritaria en redes sociales, donde incluso se afirma que el chavismo debería ser prohibido, como el nazismo.

En noviembre de 2019 se identificaba con el chavismo 23,4 % de la población (14,3 % es el chavismo resteado con Maduro), informó el director de la encuestadora Delphos, Félix Seijas. De imponerse la tesis del exterminio, ¿qué pasaría con ese 23,4 %? Ya el país chavista vivió la experiencia el 11 y 12 de abril de 2002.

Pero hoy día, el chavismo parece tener un gran adversario: el mismo chavismo. La organización de Derechos Humanos Provea, ha investigado y documentado el tema y ha encontrado que el Gobierno de Maduro, tiene una política de hostigamiento contra quienes apoyaron a Chávez y critican su gestión.

“Este primer avance del informe sobre violaciones de Derechos Humanos contra el denominado “chavismo disidente” encontró 45 víctimas de violaciones, agrupadas en vulneraciones a la libertad personal (57 % de los casos), derechos laborales (28.5 %), libertad de expresión (16.6 %), integridad personal (11.9 %) y el derecho a la justicia (7.1 %). La persecución contra sus propias filas ratifica la naturaleza no democrática del régimen de Nicolás Maduro y la naturaleza estructural de la discriminación por razones políticas para su modelo de gobernabilidad”, subraya el documento presentado en 2019.

EFE