Brownies perfectos: 10 consejos para lograrlo

52

Los brownies son un postre que puede parecer sencillo, pero es fácil estropearlos y hacer que pierdan ese brillo, humedad y cremosidad interior que los caracteriza.

Para eso, te daremos 10 tips para hacer tu postre con una increíble textura y sabor, y conseguir ¡El brownie pefecto!

Escoge la receta adecuada

Escoge la receta conforme a los resultados que buscas. Si quieres ir por un postre más ligero elige una receta que use cacao en polvo y que use una gran proporción de harina.

Si lo que quieres es un brownie con densidad y su característica humedad, elige recetas donde la proporción de chocolate derretido, mantequilla y huevos sea alta en comparación con todo lo demás.

Ingredientes de calidad

Usa mantequilla, cacao o chocolate de buena calidad. Una cocoa barata puede dejar un sabor quemado y amargo. El chocolate debe ser chocolate oscuro, no con leche y tener un mayor porcentaje de cacao.

Preferentemente azúcar y harina para repostería; y el extracto de vainilla natural.

La grasa

Hay que aceptarlo como es, el brownie pide grasa, y su favorita es la mantequilla, lo hace más intenso en aroma y sabor.

Si la grasa se separa de la masa, tus brownies pueden lucir granulados y grasientos. Cuando te pase, mezcla con un poco de leche.

Tamiza el cacao

Si tu receta usa cacao en lugar de chocolate derretido, no incorpores el cacao directamente en la masa sin tamizar, ya que crearás grumos difíciles de disolver. Tamiza junto con la harina.

Paciencia con el chocolate

Derretirlo sin quemarlo y dejarlo enfriar, de lo contrario podrías solidificar la mantequilla o cocer un poco los huevos.

Derretirlo a baño María es una manera más segura que usar el microondas. Una vez fundido deja enfriar, aunque aún debe estar fundido y cremoso.

No abuses de ingredientes extra

Foto: Jhon Marquez/Pexels

Agrega dos de tus ingredientes favoritos: nueces, crema de avellanas, chispas, galletas picadas o frutas frescas. No lo satures.

El molde importa

Sigue las recomendaciones del tamaño del molde de la receta, que sea lo más cercano posible, para que tenga una buena cocción en el tiempo que indica. Una masa con poca altura requiere menos tiempo de cocción. Si no es tan delgado es mejor, así quedará más jugoso en su interior.

No olvides forrar el molde, a menos que quieras quede tu brownies adheridos y se desbaraten cuando intentes despegarlos

Usa un papel para hornear y deja un espacio en la parte superior para que los brownies se levanten fácilmente. Puedes mojar previamente la fuente para adherir mejor el papel.

Si tienes moldes de metal y vidrio, opta por el segundo. Los metálicos se calientan más rápido, además con el de vidrio puedes vigilar mejor los bordes mientras se hornea.

Cuida la cocción

No lo abandones en el horno, a la mitad del tiempo debería empezar a endurecerse por fuera, pero sin dorarse demasiado. 5 minutos antes del tiempo total haz la prueba del palillo, podría ya estar listo, si lo dejas más tiempo podría quedar duro.

El palillo debe salir un poco manchado y con migas, pero no con masa líquida.

Si se te paso del tiempo, no te desanimes, puedes comerlo en trozos con helado

Enfría

Deja enfriar en el molde, envuelve en plástico y refrigera por al menos una hora aproximadamente una hora. Se reafirman un poco más pero aún son suaves y masticables.

Cortes limpios

Ya sin molde y sin papel, ¡llegó la hora de cortar!

Para unos cortes perfectos, humedece el cuchillo con agua tibia en cada corte. Si dejas las migas, estas tirarán de la capa superior hacia abajo haciendo un corte irregular.

Mantén tu brownie en refrigeración para que se conserve mejor.

¡Y buen provecho!

Te puede interesar: Mike Leake anuncia que no jugará temporada 2020 de la MLB